¿Cómo iniciar una presentación en público

Buen día, mi nombre es fulanito. Ante todo, muchas gracias por recibirme, hoy les hablaré de x cosa… ¿Lo anterior te resulta familiar? Si, esa es la manera más común de iniciar una presentación, una forma muy aburrida, predecible e insulsa de hacerlo.  Es la manera más efectiva para perder la atención de la audiencia. Considerando que hoy en día nos enfrentamos a smartphones, tablets y portátiles, el público probablemente estará más pendiente de una pantalla que de nuestras palabras, a no ser que los enganchemos desde el principio, ¿Pero cómo? A continuación presentamos algunos consejos para iniciar una presentación en público.

Respirar profundo

Antes de iniciar la presentación, preferiblemente un minuto antes, necesitamos respirar profundamente para así proyectar mejor nuestra voz y hablar con fluidez sin que nos falte aire. Se recomienda que se inhale utilizando el diafragma y se controle la salida del aire para que sea suave.

Relajar la cabeza

Unos segundos antes, es importante relajar cada músculo de nuestra garganta y rostro, la tensión en la cabeza puede impedir la correcta resonancia de la voz en las cavidades y provocar que la voz suene débil.

Empezar a hablar

Cuando llegue el momento, debemos comenzar a hablar con toda la fuerza y seguridad. Los primeros segundos de una conferencia, seminario o presentación, resultan críticos a la hora de determinar si la audiencia nos concederá su atención plena, por lo tanto, no podemos empezar nuestro discurso de forma débil, con balbuceos, eternos listados de temas a cubrir, excusas… Debemos atrapa su atención desde las primeras palabras.

Estas son algunas formas que podemos utilizar para iniciar el discurso con creatividad y de forma impactante.

1.    Contar una historia o anécdota cautivadora

Este es el medio más efectivo para mantener la atención de las personas. Puede ser una historia corta breve (de 60 a 90 segundos) que cautive a tus oyentes, sea sobre ti o sobre otra persona, sea relevante y esté relacionada con el tema central.

2.    Realizar una pregunta retórica

Este tipo de pregunta despierta la curiosidad de los oyentes y los motiva a pensar sobre la respuesta.

3.    Indicar un dato llamativo

Un titular con un dato impactante puede despertar la curiosidad de la audiencia y, en consecuencia, hacer que quieran escuchar más. Por ejemplo, para un discurso sobre malnutrición infantil: “Según la OMS cada año fallecen alrededor de 1,5 millones de niños por emaciación”.

4.    Usar una cita poderosa y convincente

Una cita de una persona conocida le da un toque de credibilidad a nuestro discurso. Ésta debe tener significado y relevancia para el público, sin embargo, debemos evitar las citas muy usadas.

5.    Mostrar una foto cautivadora

Una forma de iniciar una presentación creativa es mostrando una imagen, ésta puede atrapar más la atención del público que un texto, por eso se recomienda utilizarla en lugar de este último, siempre que sea posible. Una foto aumenta la compresión y hace que el mensaje sea más memorable.

6.    Reproducir un vídeo corto

Si una imagen puede cautivar al público, un vídeo también puede impresionarlos y engancharlos aún más ya que puede comunicar la esencia del mensaje rápidamente.

Ahora, con cualquiera de los 6 “trucos” anteriores podemos sorprender a nuestra audiencia y dejarlos con ganas de más, sin embargo, debemos tomar en cuenta los siguientes factores:

  • El tipo de público: no es lo mismo un grupo de científicos que una clase de bachillerato o universidad.
  • La personalidad del presentador: no es lo mismo una persona extrovertida que una introvertida.
  • El contexto: no es lo mismo una presentación de los resultados mensuales ante la junta corporativa que un discurso motivacional dirigido a estudiantes.

Siguiendo estos consejos lograrás iniciar una presentación de forma exitosa, ya sea frente a un público de 10, 100 o 1000 personas.