El guión para tu presentación

Por más improvisado que parezca, ningún discurso lo es. Lo peor que puedes hacer si tienes que dictar una presentación, conferencia o seminario es no prepararte adecuadamente. Comenzar la preparación con mucho tiempo de antelación y escribir un guión, son dos cosas que debes tomar en cuenta siempre y que junto con una confianza y práctica suficiente, te ayudarán a lograr comunicar los mensajes con mayor elocuencia y tener éxito en tu actividad.

¿Un guión para tu presentación?

Escribir un guión para tu presentación te ayudará a organizar tus ideas y saber qué es exactamente lo que vas a expresar, evitando que te quedes en blanco, pierdas el hilo fácilmente o que tu presentación tome más tiempo de lo que debería. En general te ayudará a:

  • Tener las ideas claras antes de expresarlas.
  • Expresarte con sencillez.
  • Ser conciso.
  • Ser coherente.
  • Ganar confianza.
  • Dirás lo que quieres decir y cómo quieres decirlo.

¿cómo escribir el guion de tu presentación?

Conoce a tu público

Al preparar tus presentaciones es importante que conozcas las características, intereses, necesidades y elementos en común con tu audiencia (si no la conoces), de esta manera podrás desarrollar el contenido y el lenguaje de tu exposición en función a ello y así tendrás mayor receptividad y crearas empatía con ellos.

Define tu rol

Aparte de conocer a tu público, es importante saber qué es lo que se espera de ti al dar la presentación: ¿informar, convencer o entretener? Esto te ayudará a darle dirección a tu discurso.

Define tu objetivo

Define el objetivo de tu presentación, qué vas a explicar, en qué te vas a centrar, con qué finalidad.

Establece la estructura

Define la estructura de tu discurso, es decir, la secuencia u orden como vas a presentar la información. Se sugiere realizar:

  • Breve introducción sobre el tema, exponiendo los objetivos y los puntos clave.
  • Desarrollo, exponiendo los detalles o explicaciones de ese tema.
  • Cierre o final, realizando un resumen del tema tratado, destacando los elementos claves del mismo.

Desarrolla el discurso

Desarrollar el contenido de forma amena, usando un lenguaje sencillo y directo. Escribe oraciones cortas, evitando el uso de palabras largas y difíciles de pronunciar. Por otra parte, destaca aquellas palabras, frases o ideas que deseas pronunciar más alto o con más energía, así como señalar otro tipo de indicaciones como los momentos para realizar una pausa para separar ideas o conceptos.

Lee en voz alta

Lee en voz alta tu discurso, es recomendable grabarlo mientras lo haces, ya que te ayudará a mejorar o corregir algún detalle o error.

¿Cómo no usar el guión de tu presentación?

Memorizarlo

No intentes memorizar cada palabra del guión, ¿qué pasará si olvidas algunas palabras o frases? Por otro lado, recitar de memoria hará que prestes más atención a pensar en lo que debes decir a continuación que a conversar con el público. Lo recomendable es que ensayes el guion para que quede interiorizado y salga de forma natural, que seas tú mismo, no un robot.

Leerlo

No se trata de escribir todo el guión con todos los puntos y comas, llevarlo a tu presentación y comenzar a recitarlo, aunque no está mal tenerlo cerca por si es necesario reforzar algún punto en concreto.  Lo ideal es que escribas algunos apuntes en una tarjeta para guiarte, pero nunca leas de una hoja o peor aún, de las diapositivas.

En definitiva, si quieres tener éxito en tus presentaciones, no dejes su preparación para último minuto. Prepáralas con antelación, escribe un guión, ensáyalo, modifica el texto para que suene como una conversación espontánea y hazlo parte de ti.