¿Qué es la Programación Neurolingüística?

La Programación Neurolingüística (PNL) se refiere a un modelo de comunicación conformado por una serie de técnicas que busca comprender cómo una persona procesa la información que ingresa en su cerebro a través de las experiencias sensoriales. La PNL se enfoca en el desarrollo humano; por medio de ella se puede descubrir cómo se comunica el ser humano consigo mismo y con su entorno.

Aprendiendo cómo procesamos la información que ingresa en nuestro cerebro y cómo trabajar con ella, se puede descubrir nuestros patrones y conseguir, con determinadas técnicas específicas (como la visualización, los reencuadres, el cambio de historia, etc.) cambiar aquello que no es saludable por nuevas formas de entender una misma situación. Por ejemplo, modificar un recuerdo negativo por otro que genere placer. También cambiar la manera en que entendemos un determinado hecho para que este no nos cause dolor o ansiedad.

En general, la PNL utiliza la comprensión del funcionamiento de la mente humana para alcanzar el máximo potencial posible. De este modo, se encuentra asociada a muchas técnicas de desarrollo personal como el Coaching y terapias como la hipnosis; que buscan tratar la ansiedad, estrés, fobias, adicciones, entre otras.

La Programación Neurolingüística fue creada en la década de 1970 en la Universidad de Santa Cruz en California, Estados Unidos. El modelador Richard Bandler y el anglicista y lingüista Jhon Grinder fueron sus creadores. Ambos se preguntaron por qué en dicha universidad existían profesores que tenían la clase llena y a la que sus alumnos les encantaban asistir, mientras otros, con igual nivel de conocimiento, no trasmitían y no lograban el mismo éxito de asistencia.

Para averiguar el porqué de esta situación, empezaron a “modelar” (modelar es lo que hacemos cuando bajamos un programa a nuestra computadora y lo ejecutamos) a personas que eran “excelentes” en su profesión: comunicadores y terapeutas extraordinarios, como Virginia Satir ( psicoterapeuta estadounidense, pionera en Terapia Sistémica Familiar), Milton Erickson (psicólogo estadounidense, creador de la hipnosis Ericksoniana, pionero en Hipnosis Clínica), Fritz Perls (neuropsiquiatra y psicoanalista alemán, creador de la Terapia Gestalt) y Gregory Bateson (antropólogo inglés, pionero en ciencias sociales y verbales).

Grinder y Bandler, a través de la investigación, empezaron a sistematizar los patrones mentales similares e identificaron, en aquel grupo de personas, patrones de “excelencia” que pudiesen ser aprendidos y utilizados por cualquier otra persona; y obtener, de esta manera, resultados exitosos similares (la “excelencia”). A esta disciplina la llamaron Programación Neurolingüística.

LA PNL

Programación Neurolingüística (PNL)El concepto de PNL hace referencia a la unión de tres términos:

  • Programación (aptitud para implementar programas de comportamiento).
  • Neuro (percepciones sensoriales que marcan el estado emocional de un individuo).
  • Lingüística (medios verbales y no-verbales que utilizamos los seres humanos para comunicarnos.

Programación

Se le llama programación por las matemáticas y la cibernética. Nuestro cerebro actúa como una gran computadora, que con nuestros recuerdos y aprendizajes, experiencias y creencias, incorpora y ejecuta programas. Tenemos programas mentales y patrones de comportamiento. La comprensión de esta información posibilita que seamos capaces de modificar la forma de pensar y por lo tanto, tener la capacidad de conseguir cualquier objetivo que nos propongamos, esto gracias a la reprogramación de nuestra propia mente a voluntad.

Neuro

Por la neurología. Proviene del propio proceso de asimilar los programas a través de nuestras neuronas sensoriales y de ejecutarlos programas a través de nuestra neuronas motoras. En otras palabras, porque podemos desactivar estos programas ejecutados por redes neuronales y activar otros programas más positivos.

Lingüística

La PNL utiliza el lenguaje, con un énfasis especial en el lenguaje corporal (respiración, postura, etc.), y de sus metamodelos lingüísticos (sistema de preguntas que permiten alcanzar un conocimiento más profundo de la persona y de sus patrones) como herramientas para el cambio.